Encamisado de tuberías (REPARACIÓN TUBERÍAS sin obras)

En los últimos años, el encamisado de tuberías se ha puesto de “moda” en el sector del mantenimiento por ser económico y perfecto para proteger las tuberías de saneamiento o alcantarillado. Esto es debido a que la combinación de hormigón y polietileno proporciona protección contra la corrosión durante generaciones.

En la producción actual de tuberías de hormigón, estos revestimientos internos ya se colocan desde el inicio y se moldean, donde cada unión de la tubería se suelda por extrusión para garantizar una protección de una sola pieza contra la corrosión a lo largo del tiempo.

Antes de este avance en la ingeniería, la reparación de tuberías de hormigón en ciudades y túneles muchas veces era casi imposible o muy costoso. Hoy en día, gracias al sistema de encamisado, se pueden rehabilitar bajantes de forma rápida y económica.

encamisado tuberías reparación tuberías sin obras

Qué es el encamisado de tuberías

FUGASDEAGUA.org ofrece una gran variedad de servicios, entre los que se encuentra la reparación de tuberías mediante el encamisado vertical.

Esta técnica consiste en la inserción por inversión de una manga de poliéster impregnada con resina dentro del bajante utilizando aire comprimido. De esta forma, se mejora la integridad estructural de la tubería, la fluidez del agua, aumenta la elasticidad frente a presiones de la tubería y, en especial, hace que desaparezcan las juntas de la conducción que son los puntos más problemáticos en lo que se refiere a fugas.

Este servicio de rehabilitación es adecuado para la rehabilitación de bajantes pluviales, residuales y acometidas, con diámetros superiores a los 50mm.

Empresa especializada en reparación de tuberías sin obras

El encamisado de tuberías permite la reparación de tuberías enterradas en mal estado en un plazo menor y sin necesidad de realizar obras. Esto es posible gracias a que no es necesario romper el pavimento y excavar hasta alcanzar la tubería, para posteriormente reponerla. Este sistema a largo plazo además, ofrece una mayor vida útil y supone un ahorro general ya que se evitan obras auxiliares y tiene unos costes de mantenimiento inferiores.